LA EDUCACIÓN INCLUSIVA O PERSONALIZADA.
UN DERECHO HUMANO FUNDAMENTAL
DE TODOS LOS ESTUDIANTES.

De nuevo nos hallamos ante una reforma educativa, consecuencia del cambio ideológico del gobierno.

Nuestros políticos siguen incapaces de alcanzar un pacto en educación que permitiría estabilidad en nuestro endogámico y estatalizado sistema educativo.

En Finlandia, por ejemplo, las alternancias ideológicas en el gobierno de la nación carecen de repercusión en su sólido sistema educativo basado en los criterios científicos.

En España volveremos a enzarzarnos en si esta asignatura debe ser, o no, evaluable. Si debe, o no, sustituirse por otra. Si estos u otros itinerarios o reválidas….

Siempre pasando por alto los aspectos fundamentales de la educación: la forma de ofrecer y estimular los procesos del aprendizaje, el modelo educativo de Educación Inclusiva o personalizada que rige en todas las comunidades autónomas, mediante nuestras leyes educativas de superior rango: los tratados internacionales suscritos por el Estado.

El Estado Español, entre otras cosas se comprometió a “Asegurar un sistema educativo inclusivo a todos los niveles” y la prescriptiva Educación Inclusiva significa, según la Convención de Naciones Unidas: “Reconocer que cada estudiante aprende de una manera única e implica desarrollar modos flexibles de aprender”. Que: “El foco se sitúa en las capacidades de los estudiantes”. Que: “El sistema educativo debe proporcionar una respuesta educativa personalizada”.

Por tanto, la Educación Inclusiva o personalizada se inicia trasladando al maestro o profesor el conocimiento científico de las capacidades de cada niño, para que la escuela en su desarrollo pueda transformarlas en talentos y el niño pueda ser feliz.

Para explicarnos este transcendental tema la Sociedad Española de Psiquiatría Infantil y Juvenil ha entrevistado al Dr. Jon Liberman, Doctor en Psiquiatría y en Derecho.

Volver atras